logo

Bienvenido a Altavibra

Todo es energía, incluso nosotros los humanos, y como tal, todo vibra. Por esto, nuestra misión es servirte de canal para que eleves cada vez más alto tu vibración y generes una frecuencia amplia y brillante que abarque a todos y cada uno de los que te rodean.
Instagram Feed
Top
AltaVibra / Conocimiento  / Recuperando a Mamá

Recuperando a Mamá

Nuestra madre representa la entrada a la vida. Es el vehículo sagrado que nos transportó y nos trajo a este plano de existencia, nos conecta con el amor; es la primera forma de amor que conocemos. La vida es un regalo maravilloso. El conectarnos con nuestra madre nos hace fluir en la corriente de la experiencia del estar, reconocer que somos fruto del amor perfecto. Ya que la vida es movimiento, cambios y transformaciones.

La mayoría de nosotros hemos tenido alguna experiencia de separación de mamá; la primera al nacer, al estar enfermos, aquellos que no la conocieron, las mamás que murieron en el parto, las que no se pudieron quedar por cualquier razón las que estaban en cuerpo, pero su mente y su sentir estaba anclado a circunstancia del pasado o del futuro, aquellos que no se atrevieron a acercarse a mamá.

Ésta separación tiene consecuencias de largo alcance, para toda la vida y tiene efectos en relaciones posteriores, pero por medio de las nuevas constelaciones familiares se puede sanar.

“No hay nada que sobrepase a la madre.
La conexión con ella es la base de todo éxito en la vida”
   Bert Hellinger

Conectarnos con nuestra madre nos da salud, alegría, respeto, iradiamos brillo, éxito, prosperidad, el fluir del dinero, lo más importante: el amor. Estabilidad en las relaciones de pareja y con nuestros hijos. Lo que no se concientiza, se repite, generación tras generación hasta que algún miembro del grupo familiar decida sanar.

Muchos me han preguntado ¿Cómo integro a mamá en mi ser? Cada quien va creando su fórmula dependiendo de sus vivencias; la más hermosa, es simplemente agradecerle la vida. Luego entramos en unas capas un poco más profundas, aceptarla tal cual es, sin juzgar, justo ahí estás aceptando tus aprendizajes, tú vida tal cual es.

Inclinar nuestra cabeza ante su esencia, así la honramos, bendecimos y agradecemos, dándole su lugar con respeto. Seguimos integrando a mamá cuando decimos esta frase: ¨Mamá tu eres la grande y yo el pequeño¨, ya que en esa frase le damos su lugar y ella nos da el nuestro.

En este caminar de darnos cuenta, por algo estás leyendo este artículo buscando tus respuestas, sumergiéndote en conocer tu ser, la esencia que hay en ti viene de ella; ese regalo de vida viene de mamá y de papá, sin excluir a papá (pero de él hablaremos en otro artículo). Quédate con la frase ¨Amar a mamá y a papá por igual¨, al hacer esto estamos viendo hacia adelante en la vida. En ese instante empezamos a caminar como seres completos, adultos, que tendremos integrada la vida en nuestra esencia, la esencia del ser; justo ahí la salud, el amor, el éxito y la abundancia. Infinitas Bendiciones que apenas comienzan.

Susana R. Vázquez Pérez.