logo

Bienvenido a Altavibra

Todo es energía, incluso nosotros los humanos, y como tal, todo vibra. Por esto, nuestra misión es servirte de canal para que eleves cada vez más alto tu vibración y generes una frecuencia amplia y brillante que abarque a todos y cada uno de los que te rodean.
Instagram Feed
Top
AltaVibra / Entendimiento  / Catarsis  / Lo que creo se manifiesta

Lo que creo se manifiesta

La primera ley universal, Ley del Mentalismo enseña que “Todo es mente, y todo ha sido creado primero en la mente”. Es decir, que atraemos a nuestra vida lo que pensamos constantemente y encontramos lo que creemos, conscientes o no.

Todos nos desenvolvemos de acuerdo a nuestras creencias. Incluso no creer en nada, es una creencia con consecuencia, como todas. Así que seguramente, si hay una situación en tu vida que te incomoda y no puedes cambiar, el origen y por lo tanto la solución a esa incomodidad está en una creencia. O si sencillamente quieres realizar un lavado y engrase, porque siempre podemos sentirnos un poquito mejor, también te cae bien este ejercicio.

Por ejemplo, yo hace varios años antes de hacer este ejercicio creía en el sacrificio, creía que a veces había que resistir situaciones incomodas por “dinero” o “el que dirán” y eso estaba manifestándose en mi vida en un ambiente que necesitaba “soportar” en el ámbito laboral.

Lo primero, es identificar la creencia y lo segundo, trabajar para sustituirla por una nueva que se adapte mejor a lo que deseo para mi. Utilizando nuevamente mi caso como ejemplo, sustituí la creencia en el sacrificio – que además fue adquirida de los adultos de mi entorno durante mi crecimiento y no por mi libre voluntad – por la creencia de que siempre, todos tenemos derecho a ser felices siempre en todos los ámbitos de nuestra vida y que no existe ningún motivo válido para tolerar un ambiente tóxico. Desde ahí, fluyo con las acciones que mi nuevo esquema de creencias va diseñando, y hoy en día disfruto el empleo que me gusta y me hace muy feliz.

Cuadro de creencias:

Necesitas para este ejercicio:

  • Intención de liberarte de lo que te limita.
  • Corazón y mente abierta.
  • Papel y lápiz.
  • Vela y encendedor.
  1. Toma tres respiraciones profundas que se te infle la barriga y trae tu atención al momento presente.
  1. Pide a tu maestro interior que te asista y te muestre todo lo que necesitas ver para tu bien y el bien mayor.
  1. Pregúntate, en qué creo. Y empieza a escribir todo, todito lo que venga a tu mente sin juzgar sin querer ordenar, solo ve anotando todo lo que aparezca. (Puede haber un poquito de resistencia al principio, pero ten paciencia, respira y deja que fluya, solo continúa encontrando dentro de tu cabecita creencias respecto a todo en la vida: D-os, creación, salud, relaciones, economía sociedad, mi entorno, que creo de mi mismo, qué creo de mi país de la humanidad, que creo que soy, que creo que son las demás personas, etc.).
  1. Cuando hayas terminado tu buen y profundo auto-chequeo, ve una por una y recuerda ¿Dónde aprendí está creencia, de dónde proviene? Y agrúpalas de la siguiente manera: Creencias de mi mamá, creencias de mi papá (o la/s personas que te criaron). Creencias de mi entorno social (de la gente con la que te rodeaste durante tu crecimiento). Creencias de mi país (ubica aquí todo lo que venga culturalmente, por ej: dejo todo para última hora -creencias de mal hábito en los venezolanos-). Y finalmente Mis Creencias, todo lo que haz escogido creer por tu libre voluntad.
  1. Ahora, vas a identificar aun más tus estructuras y vas a separar en dos grandes grupos: Creencias que me gustaría ver manifestadas en mi vida y creencias que no necesito en mi vida. (Por ejemplo, una creencia que no necesito en mi vida es que la inseguridad ataca a cualquiera en cualquier momento. Yo creo y me gusta ver manifestado en mi vida que cada quien es responsable de su seguridad actuando consciente de la ley de causa y efecto, que nadie puede quitarme algo que no es mío, que si me lo quitan nunca lo fue, y que siempre en cualquier situación estaré a salvo y protegida).
  1. En este punto seguro ya estás asombrado de cuántas cosas inútiles tenías en el software. Lo maravilloso es que todas! Son sustituibles por unas mejores para ti. Así que llegó el momento  de escoger de esta lista qué creencias quieres edificar y cuales deseas transformar.
  1. Quizás no tengas muy claro todo lo nuevo que quieres aparte de lo que hay en el papel, pero estoy segura que quedó muy claro lo que no. Con todo eso que no a un lado (hoja 1), y una hoja nueva en blanco (hoja 2), vas a escribir cada una de las creencias contrarias que sustituirán a las que dejas ir el día de hoy.

Por ejemplo: Si tienes en tu hoja 1 “creencia en que la opinión de la gente acerca de mi es importante por lo que dirán a mis espaldas si no les agrado” en tu hoja 2 vas a colocar “Creo en el proceso individual de cada Ser y creo en el respeto del mismo, por eso respeto los ajenos y respeto el mío asegurándome de permitir la intervención de terceros solo cuando me nutre y en positivo siempre”.

  1. Al terminar tu lista de nuevas creencias, quema la hoja 1 con la luz de la vela para que el Fuego Sagrado transmutador de inicio a tu transformación.
  1. Guarda tu lista en un lugar privado y léela a menudo, recuérdate tus nuevas creencias y sobretodo actúa en cuanto a ellas. Si mi nueva creencia es que me resbala la opinión de la gente, viviré desde este mismo momento en cuanto a eso – siempre con ecuanimidad- aunque el primer día va ser algo “actuado” o “forzado” porque todo tiene su proceso, tienes que esforzarte por actuar con coherencia, si por ejemplo estás soportando una situación que te hace sufrir por el qué dirán, tomarás nuevas cartas de acción en el asunto, aunque aun te importe, echa pa’ lante, sólo cuando vemos que no pasa nada más que la paz, comprobamos y seguimos adelante edificando la creencia que luego será un nuevo hábito normal. Ten paciencia, la impaciencia es una forma de resistencia al cambio, fluye y no importa que duela un poquito el ego al principio, el placer luego es completo y permanente.

Recuerda que tus nuevas creencias deben estar escritas siempre en tiempo presente, en afirmativo siempre (si tienes que usar el vocablo no está mal formulada, tienes que dejar-te claro a ti y al universo qué es lo que realmente deseas. Ten claro en tu mente lo que tienes en el corazón para que lo armonices con tus palabras y acciones.