logo

Bienvenido a Altavibra

Todo es energía, incluso nosotros los humanos, y como tal, todo vibra. Por esto, nuestra misión es servirte de canal para que eleves cada vez más alto tu vibración y generes una frecuencia amplia y brillante que abarque a todos y cada uno de los que te rodean.
Instagram Feed
Top
AltaVibra / Conocimiento  / Conciencia  / El cambio es empezar desde cero pero con ventaja

El cambio es empezar desde cero pero con ventaja

A través del cambio experimentamos la evolución, por eso es lo único constante. Así que cada vez que llega el confort, hay que salir de el. Lo bonito de recordar esto es que, por elección personal, consciente y estratégica, podemos mantenernos en constante movimiento, sin necesidad de que el universo tenga que empujarnos.

Los cambios suelen ser incomodos, en mi vida lo han sido – incluso los intencionales- reconozco que por dos razones: siempre tengo que soltar algo y abrirme a algo desconocido. Y estos mismos factores los he encontrado observando procesos de las personas que los comparten conmigo.

Entendiendo esto como seres espirituales trascendiendo a través de la cotidianidad, es una excelente oportunidad para trabajar el desapego y la certeza.

Desapego para dejar ir el ciclo que cierra y certeza para abrirme a la incertidumbre del universo, es lo que me ha ayudado para pasar los cambios con mejor actitud. Verlos como un ejercicio evolutivo más de este entrenamiento en el planeta Tierra me ha llevado a disfrutarlos cada vez más y en correspondencia fluyen de forma muy armónica.

Cada movimiento te mueve

Cuando sabemos que estamos cómodos, que estamos bien, pero deseamos más en muchos aspectos, tenemos que movernos.

Esto no quiere decir que cuando estés cómoda en tu nueva casa perfecta te mudes. Ni que cuando encuentres un amor ideal lo dejes. Si continuamos en este plano, aun quedan cosas por aprender para corregir y cumplir la misión. Podemos mantenernos en constante movimiento energético, siempre podemos ser más compasivos, amorosos, pacientes, prósperos, saludables, honestos, etc. No en aras de perfección dentro del modelo del sistema social, sino perfeccionando esa relación conmigo mismo y la maestría en recordar cómo permitir fluir cada vez más libre e intensamente la Inteligencia Creadora a través de mi y mis acciones.

Te sugiero que si tienes una oportunidad para hacerlo diferente, más parecido a esa versión de ti mismo que te encanta ¡Aprovéchala!

Utiliza la ventaja

La vida es un constante empezar deesde cero: Se transforman relaciones, sustituimos hábitos, aplicamos un nuevo estilo de vida, equis, siempre por alguna razón tendremos que empezar de nuevo. La diferencia la vamos haciendo a medida que aplicamos en cada renacer lo aprendido en los procesos anteriores y nos observamos para asegurarnos de ser coherentes a nuestro nuevo y nutrido estado de conciencia.

Es decir, si acabo de experimentar determinada situación en la que ejercité la paciencia, la certeza, la ira porque perdí el control, y la culpa por consecuencia; en este nuevo ciclo, si es mi intención honesta y estoy presente, evito repetir lo que me llevó a sentirme mal anteriormente. Esto nos permite ganar ventaja de Presencia sobre vicios de personalidad, muchos inconscientes, que se manifiestan en la vida pero que mi atención propiciará que se vayan transformando también.

Hay muchas buenas razones para tomar el camino del cambio placentero y proactivo de la mano de nuestro corazón. Es natural y simple, si observamos un poco nos damos cuenta. Todos sabemos lo que nos viene mejor, pero lo tenemos así como una actualización de software “instale ahora o recuérdemelo luego” ja ja ja… Solemos alargar aunque sea un poco el movimiento, y aunque siempre duele un poquito, si le damos la conciencia correcta se transforma en un delicioso juego y placer de vivir.

Desde este punto, cero no es nada sino todo. Cero se vuelve la totalidad de las posibilidades para expandirse. Bueno, eso me ha funcionado a mi haz, lo que diga tu intuición y cuéntame :).

Feliz evolución de tu Ser
¡Gracias Felicidad te Amo! 
Yo Soy Cristina